cerrar

Por ti

Clases Online

Para nosotros, tú eres lo más importante

Debido a la situación global que atravesamos a causa del COVID-19, en Sport City ponemos a tu disposición nuestras clases virtuales para que sigas entrenando desde casa.

Disfruta y manténte pendiente de nuestras redes sociales y la app.

Encuentra #TUMANERA

Descarga aquí tu calendario

Blog

Blog

Por ti

Hidratación infantil durante el entrenamiento

Destacado

Al hablar de entrenamiento podríamos definir que es cualquier preparación o adiestramiento con el propósito de mejorar el rendimiento físico o intelectual, por ello durante la etapa preescolar y escolar la actividad física, ejercicio, entrenamiento y/o deporte se ha considerado parte fundamental para un adoptar un estilo de vida saludable desde edad temprana.

Practicar alguna actividad física de manera habitual trae beneficios a la salud que incluyen prevención de enfermedades cardiorrespiratorias y metabólicas, prevenir el sobrepeso y obesidad, y contribuir a la salud mental. Los niños que no son activos suelen ser personas sedentarias en una etapa adulta.

Es importante recalcar que durante la actividad física existe un incremento en los requerimientos nutricionales e hídricos en los infantes, una correcta alimentación e hidratación permitirán mantener un nivel de rendimiento, recuperación e incremento de condición óptimo durante el desarrollo de la actividad. Los niños presentan, a diferencia de los adultos, una serie de características que los hacen más vulnerables a la deshidratación, desde una mayor producción de calor hasta un umbral más alto para comenzar a sudar, por ello evitar la deshidratación es un punto fundamental que como papás debemos conocer. 

La cantidad de agua corporal que pierden los niños mientras hacen deporte depende de una serie de factores, como la edad, la duración e intensidad del ejercicio, si este se realiza al aire libre o en un recinto cerrado, la estación del año en la que estemos o la temperatura y humedad del ambiente, por ello te damos algunas recomendaciones prácticas para asegurar una correcta hidratación:

  1. Al menos media hora antes de comenzar el ejercicio, el niño debería beber agua. También debe hacerlo en pequeñas dosis durante la actividad física, y al menos dos horas después de haber terminado tendría que seguir bebiendo.
Una hora antes: 90-180ml (si el peso es menor a 40kg) y 180-360 ml (si el peso es mayor a 40kg). 
Durante la actividad: 150ml/20 min (si el peso es menor a 40kg) y 250ml/20 min (si el peso es mayor a 40kg). 
Post actividad: 450-680ml por cada 0,5 kg de peso perdido.

 

  1. Los niños activos deben acostumbrarse a llevar siempre en la mochila una botella de agua. Utiliza botellas de agua hechos de materiales que mantengan el agua fresca durante más tiempo.
  2. Es importante evitar la exposición prolongada al sol y en las horas centrales del día, además de eludir los cambios bruscos de temperatura.
  3. El agua que consuman los niños no debe estar muy fría. En este sentido, los pediatras recomiendan una temperatura de entre 12-13º.
  4. Es importante que en los entornos educativos y deportivos también se promueva el consumo de agua en los descansos, que los niños se sientan orientados por sus padres, profesores y entrenadores será motivador para que ellos lo lleven a cabo.

Noticias

Suscríbete para recibir nuestras
novedades en tu correo

Sport City 2020® Powered by BUQ

Entrena sin costo ahora