cerrar

Por ti

Clases Online

Para nosotros, tú eres lo más importante

Debido a la situación global que atravesamos a causa del COVID-19, en Sport City ponemos a tu disposición nuestras clases virtuales para que sigas entrenando desde casa.

Disfruta y manténte pendiente de nuestras redes sociales y la app.

Encuentra #TUMANERA

Descarga aquí tu calendario

Blog

Blog

Por ti

10 alimentos que pensabas saludables y en realidad no

Destacado

 

Que no te cuenten, que no te engañen, a continuación, encontrarás por qué los siguientes alimentos están lejos de ser recomendaciones saludables.

Ojo, esto no significa que jamás los debas incluir en tu dieta, pero el conocimiento te da poder para que realices elecciones informadas sobre lo que comes:

  1. Cereal: entras al pasillo de cereales y puedes encontrar un sinfín de variedades. Existen algunos que ya son populares por su alto contenido en azúcares, pero ¿qué pasa con esos que su sabor no es tan dulce o que promocionan un alto contenido de fibra? Sus empaques hacen alusión a un producto saludable pero la información nutrimental e ingredientes pueden demostrar todo lo contrario. La gran mayoría de los cereales “integrales” no cumplen con la cantidad mínima de fibra que debe tener un alimento para considerarse integral, y ni que decir de su contenido en azúcares bastante alto. En sustitución a este tipo de productos podemos elegir: quinoa, arroz inflado natural, avena entera sin azúcares y agregar un poco de fruta si disfrutas de los sabores dulces.
  2. Aceites refinados: en el mismo caso que los cereales, los pasillos de aceite están atiborrados de marcas y opciones diferentes, todos declarando ser los mejores para la salud cardiovascular. Si bien los aceites se extraen de plantas que sí tienen beneficios para la salud, en el proceso de industrialización al que son sometidos bajan la calidad nutricional de este alimento, pueden llegar a producir toxinas cuando son sometidos a ciertas temperaturas, por lo cual terminan siendo poco recomendables para el consumo diario. Elige en su lugar aceites extra vírgenes o prensados en frío, como el de aguacate, cacahuate, oliva y coco; los cuales conservan sus cualidades nutricionales y pueden ofrecer beneficios a tu salud.
  3. Bebidas energéticas: este tipo de bebidas nos dan el efecto de mantener un estado de alerta, con más energía. Su efecto al sistema nervioso no alcanza a compensar los efectos negativos, en su gran mayoría tienen una concentración muy alta de azúcares, aditivos y saborizantes que no son saludables para el organismo. Prueba bebidas que estimulan el sistema nervioso de manera más natural como el café, té verde o té negro.
  4. Barras de proteína: parecen la opción más fitness del mundo y son una trampa total para la pérdida de peso e incluso la ganancia muscular, ya que los endulzantes y las grasas con las cuales se producen este tipo de barras son de alto índice glucémico y grasas de baja calidad nutricional que ocasionan inflamación celular. Sí, aportan una buena cantidad de proteínas, pero no terminan siendo convenientes por su alto contenido calórico. Aunque en el mercado pudieses encontrar algunas opciones siempre sigue la recomendación específica de tu nutriólogo.
  5. Avena instantánea: la avena tiene muchos beneficios a la salud, siempre y cuando la estemos consumiendo en su forma de grano entero. La avena instantánea tiene una gran cantidad de azúcares añadidos, además que generalmente tiene salvado de trigo que, si bien aporta fibra, se pierde el beneficio del consumo de avena.

 

  1. Ensaladas pre hechas:  ojo con la cantidad y tipos de aderezos que contiene, podrían ser muy altos en grasas e incluso en azúcares. Checa los toppings: las tiritas de tortilla y crutones, generalmente son fritos así que no son opciones sanas.

 

  1. Comida light: el engaño más grande de la industria alimentaria, ya que, según la norma mexicana de etiquetado, un alimento puede declarar ser reducido en grasa, bajo en calorías etc, en comparación con otro alimento similar. Supongamos que una etiqueta declara 25 gramos de azúcares, y una versión “Light” declara 17 gramos, esto es suficiente para que la etiqueta pueda referir ser bajo en azúcares, sin embargo, 17 gramos de azúcares en la porción de un producto es excesiva para la mayoría de la población. Que una etiqueta contenga este tipo de descripción no lo convierte en automático en una opción saludable.
  2. Pan integral: igual que en la comida light, nos podemos ir con la idea de una imagen o etiqueta de colores o dibujos saludables. Es de suma importancia revisar que el pan integral que estamos consumiendo no contenga azúcares, jarabes o miel. La cantidad de fibra que contiene el pan integral industrializado es demasiado baja como para considerarse realmente un alimento integral, revisa muy bien la etiqueta antes de elegir.

 

  1. Jugos de frutas envasados: no hay mucho que explicar, son altísimos en azúcares. Muchos tienen colorantes, la cantidad de vitaminas que contienen son agregadas ya que se pierden naturalmente durante el procesamiento de los jugos. Podemos asemejar la calidad nutricional de este tipo de bebidas con un refresco.

 

  1. Comida congelada: verduras o frutas podrían ser buenas opciones, incluso muy prácticas, pero debemos tener cuidado con platillos congelados como pechugas de pollo empanizado, pastas, nuggets, fajitas, pizza, tacos y demás antojitos por el contenido de grasas saturadas y sodio que contienen estos productos. Estos ingredientes son utilizados para darles sabor y textura al momento de ser consumidos.

Así que, ya estás enterado y sabes que teniendo este conocimiento realizarás mejores elecciones al momento de llevar a cabo tus compras de la semana.

 

Noticias

Suscríbete para recibir nuestras
novedades en tu correo

Sport City 2020® Powered by BUQ

Entrena sin costo ahora